Barack Obama

(Photo By Jim Bourg/ISP/Sipa USA)

Anuncio Presidencial Sobre La Reforma Migratoria

November 20, 2014

Esta noche, jueves 20 de noviembre, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dio un discurso a la nación referente a la reforma migratoria.  

El discurso explicó los planes que tiene el Presidente para beneficiar a más de 4 millones de personas sin documentos en los Estados Unidos. 

Esta reforma impactará a más personas que cualquier otra reforma migratoria en la historia de los Estados Unidos. 

Obama dijo “por más de 200 años, nuestra tradición de darles la bienvenida a los inmigrantes de todo el mundo nos ha dado una tremenda ventaja sobre otras naciones.” 

 El presidente siguió, diciendo “todos podemos disfrutar de los beneficios de vivir en los Estados Unidos y cumplir nuestras responsabilidades, y hay muchos inmigrantes indocumentados que quieren cumplirlas y tienen que escoger entre mantenerse en las sombras o verse separados de sus familias.” 

Los puntos principales de el plan son:

1. Añadir el personal de guardia en las fronteras para que puedan reducir el cruce ilegal y devolver a los que lo hacen. 

2.  Hacer que el proceso migratorio sea más fácil y más rápido para los inmigrantes de altas destrezas,  para que se queden y contribuyen a la economía estadounidense. 

3. Medidas para tratar de manera responsable a los millones de indocumentados que viven en los Estados Unidos.

Obama dijo que el tercer paso “es el más controversial," y aclaro que “aunque somos una nación de inmigrantes, somos una nación de leyes.” 

El presidente dijo "la deportación de los criminales ha aumentado 80% y por eso vamos a centrar nuestros recursos en los criminales, y no en las familias."

El plan beneficiará a personas que tienen mas de 5 años de estar en los Estados Unidos y que tiene hijos ciudadanos o residentes. Estas personas no pueden tener antecedentes penales y tienen que pagar sus justos impuestos. Ellos podrán solicitar para quedarse temporalmente sin miedo de deportación. 

El plan estará en efecto a partir de la primavera del próximo año. 

Aunque el presidente dijo que los inmigrantes “son parte de la vida estadounidense” y que los apoya, afirmó que esta reforma no se aplica a nadie que haya llegado recientemente a los Estados Unidos ilegalmente, ni a nadie que pueda llegar ilegalmente en el futuro. 

También aclaró que esta reforma no les podrá dar la ciudadanía, solo el Congreso les puede dar eso, pero puede prometer que a los que califican no los van a deportar.